Borzoi

Estos sabuesos de vista altos y elegantes caminan orgullosos con su cabeza larga y estrecha bien erguida. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Estos hermosos perros dan esa impresión de poder, valor y velocidad. Sus pelajes son sedosos y de una longitud media con pesados flecos (pelo más largo) en las patas, el estómago y la cola. El pelaje se presenta en blanco, dorado, rojo, gris, negro ruano y moteado. La hembra adulta mide, como mínimo, 68 cm y pesa alrededor de 34 kg. El macho adulto mide, como mínimo, 74 cm y pesa alrededor de 41 kg.

Origen:

Los Borzoi se han utilizado para cazar lobos en Rusia desde el siglo XVII. Un duque ruso importó varios sabuesos de vista desde Arabia, pero no pudieron sobrevivir a los duros inviernos en Rusia. La segunda vez que los trajo, cruzó a los sabuesos con razas nativas, posiblemente con perros de caza tártaros o pastores de largas patas. Gracias a su temperamento dócil y a su aspecto exótico, resultaban un regalo ideal de los zares a los monarcas europeos. Tras la Revolución rusa en 1917, los Borzoi se vieron asociados a la clase gobernante y se destruyeron muchas perreras; la raza solo sobrevivió gracias a los originales regalos que se hicieron a personalidades de Occidente.

Personalidad:

A pesar de su tamaño, estos afables perros se muestran dóciles y tranquilos en casa. Pueden adoptar una actitud distante con los desconocidos. Tolerarán a otros perros que tengan un carácter similar al suyo, pero deben de conocer a los gatos y las otras mascotas domésticas ya desde una edad temprana, porque siempre reaccionarán ante la imagen de un animal que huye.

Salud:

La raza Borzoi es, en general, una raza sana. Como muchas otras razas, pueden sufrir enfermedades oculares hereditarias y debe examinarse a los perros que se destinará a la crianza. El hipotiroidismo (disminución de la actividad de la glándula tiroides) puede ser una dolencia heredada en esta raza.

Ejercicio:

Aunque los Borzoi son bastante tranquilos en casa, necesitan, al menos, una hora de ejercicio al día, preferiblemente más, y grandes espacios abiertos para correr y pasear. Sin embargo, recuerde que son sabuesos y saldrán corriendo tras cualquier presa que vislumbren, por lo que hay que tener cuidado.

Nutrición:

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El Borzoi es propenso a sufrir la distensión del estómago y otros problemas estomacales; unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

Aseo:

El pelaje sedoso y ondulado del Borzoi necesita cuidados regulares (dos o tres veces a la semana) y el pelo entre las almohadillas debe recortarse con frecuencia. Durante las temporadas de muda, perderán gran cantidad de pelo.