Bulldog Francés

El bulldog francés es fácil de reconocer por sus grandes orejas de murciélago. Perro pequeño de cara plana, posee un pelaje corto y brillante que puede ser atigrado, parcheado o leonado. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. El bulldog francés alcanza aproximadamente los 27 - 34,5 cm. Los machos adultos pesan 12,5 kg y las hembras adultas, 11 kg.

Origen:

El bulldog miniatura era un compañero habitual de las encajeras de la región central de Inglaterra, cuyos perros las acompañaban a las fábricas. Las trabajadoras que se desplazaron con su negocio a Francia llevaron a sus perros consigo. Allí, estos bulldog se cruzaron con perros de cara más pequeña para crear el bulldog francés que conocemos en la actualidad.

Personalidad:

El bulldog francés es un payaso amante de la diversión, lleno de vida y muy cariñoso con sus seres queridos. Es un perro valiente que cree que es mucho mayor de lo que en realidad es y es poco probable que se eche atrás si otro perro se mete con él (algunos perros no pueden "interpretar" la cara plana y se enfrentan al bulldog francés).

Salud:

Los problemas de salud más habituales del bulldog francés se deben a su cara plana, que puede obstruir las vías respiratorias y dificultar la respiración. El exceso de ejercicio o de calor debe por tanto evitarse. También son propensos a infecciones cutáneas, problemas oculares, displasia de cadera y de codo (un trastorno de las articulaciones que puede ser doloroso y provocar problemas de movilidad) y trastornos de la columna vertebral.

Ejercicio:

Este perro no necesita mucho ejercicio en comparación con otras razas: aproximadamente una hora de ejercicio al día es suficiente. Asegúrate de protegerle del calor, ya que por su cara plana es propenso a sufrir golpes de calor o insuficiencia respiratoria si hace ejercicio en horas de calor. En verano, sácale a hacer ejercicio por la mañana temprano o a última hora de la tarde.

Nutrición:

Los perros pequeños cuentan con un metabolismo rápido, lo que significa que queman energía a un ritmo muy alto. Esto supone que, con un estómago tan pequeño, deben comer poco pero a menudo. Los alimentos para razas pequeñas están específicamente ideados con proporciones adecuadas de nutrientes clave y unos granos de pienso de menor tamaño que se adapten a bocas más pequeñas. Esto, además, estimulan la masticación y mejora la digestión.

Aseo:

Su pelaje corto, brillante y ceñido al cuerpo necesita una atención mínima: será más que suficiente con un cepillado semanal. Sin embargo, las arrugas de la cara y las orejas han de limpiarse con regularidad, ya que son propensas a presentar complicaciones y necesitan revisiones y atención frecuentes.