Bullmastiff

El Bullmastif es un perro compacto, poderoso y musculoso de cabeza grande y cuadrada. El pelaje es corto e impermeable y se presenta en color beige, rojizo o atigrado, con el morro negro. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Los adultos miden de 64 a 69 cm y pesan entre 50 y 59 kg; las hembras adultas miden de 61 a 66 cm y pesan entre 41 y 50 kg.

Origen:

El Bullmastiff se llamaba originalmente "guardián nocturno del coto", ya que se utilizaban para atrapar a los cazadores furtivos. El origen del Bullmastiff es un 60% del Mastín inglés y un 40% del Bulldog. Esta raza se creó a finales del siglo XIX. Cuando disminuyó la necesidad de vigilar los cotos, el Bullmastiff empezó a usarse en diversos deportes. En ocasiones alguien se ocultaba en la maleza y, al cabo de un rato, se soltaba al Bullmastiff para encontrar a la persona con su buen hocico. No estaban entrenados para herir o morder, sino para derrotar al objetivo. Los registros confirman que el perro no perdía nunca.

Personalidad:

Son perros muy protectores de su familia y de otras mascotas, por lo que tienen que socializar desde bien pequeños. El Bullmastiff solo aceptará a los extraños si se los presenta alguien de confianza. Los intrusos no tardarán en volver sobre sus pasos. No es una raza recomendada para dueños primerizos debido a su fuerza, su carácter tozudo y su naturaleza sobreprotectora.

Salud:

Al igual que muchas otras razas, el Bullmastiff puede sufrir diversos problemas oculares hereditarios, displasia de cadera y codo (una enfermedad que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza. También son propensos a ciertos problemas de vejiga y a problemas de ligamento en la rodilla (ligamentos cruzados).

Ejercicio:

Este perro debe controlarse con mucha atención hasta al menos los 12 meses de edad, ya que si de jóvenes hacen demasiado ejercicio, pueden sufrir problemas de huesos y articulaciones de mayores. Disfrutan del ejercicio y los juegos en familia, y un par de horas de ejercicio al día mantendrá al Bullmastiff adulto satisfecho.

Nutrición:

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El Bullmastiff es propenso a sufrir la distensión del estómago y otros problemas estomacales; unas comidas más reducidas y frecuentes podrían minimizar el riesgo.

Aseo:

El aseo del Bullmastiff es relativamente fácil, ya que el pelaje es corto y no necesita grandes cuidados. Necesitará una manopla de goma para eliminar el pelo suelto y muerto.