Cavalier King Charles Spaniel

El Spaniel pequeño tiene un hocico corto pero bien definido, grandes ojos marrones y pelaje sedoso; los colores del Cavalier son canela, rubí, rojizo y blanco (Blenheim) y tricolor (marcas de color avellana sobre fondo de perla blanca). Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Los adultos miden unos 30 a 33 cm y pesan de 5,5 a 8 kg.

Origen:

El King Charles Cavalier originario se desarrolló a partir de los Toy Spaniels que aparecían en las obras de los pintores de los siglos XVI, XVII y XVIII como Tiziano y Gainsborough. Eran muy comunes como animales de compañía de las damas y se utilizaban para calentar sus regazos. El Rey Carlos II apreciaba tanto a estos spaniels que no pudo separarse de ellos. Hacia el XIX, la variedad con el hocico de nariz respingona ganó popularidad y el spaniel original terminó casi por desaparecer. Solo el Duque de Marlborough lo mantuvo vivo, criando esta raza en el castillo de Blenheim. En 1926, un americano llamado Roswell Eldridge intentó restablecer el Cavalier original y ofreció un premio al perro que tuviese la apariencia de los canes que aparecían en los retratos históricos. El premio se concedió en el evento canino Crufts por la sustancial suma de 25 libras esterlinas.

Personalidad:

La familia de estos perros es afectuosa, poco exigente y excelente con niños y personas mayores. No ladran excesivamente pero sí que alertarán de la presencia de extraños. Sin embargo no son perros guardianes, pues saludan a la gente con mucho afecto. Los Cavaliers se llevan bien con todo el mundo, incluyendo gatos y otras mascotas pequeñas. Al ser relativamente pequeños y tranquilos, resultan buenos compañeros de viaje.

Salud:

El problema hereditario que más afecta al Cavalier King Charles Spaniel es la enfermedad cardíaca, así como los problemas cerebrales o de médula espinal (siringomielia). Al igual que muchas otras razas, puede sufrir diversos problemas hereditarios oculares, así como displasia de cadera (una enfermedad que puede provocar problemas de movilidad). Se aconseja realizar exámenes oculares, de cadera, de cerebro/médula espinal y de corazón antes de dedicarlos a la crianza.

Ejercicio:

Los Cavalier King Charles Spaniel deben de realizar ejercicio moderado, entre una y dos horas al día. No se consideran una raza extremadamente activa, así que con paseos y jugar en el parque bastaría.

Nutrición:

Los perros pequeños cuentan con un metabolismo rápido, lo que significa que queman energía a un ritmo muy alto. Esto supone que, con un estómago tan pequeño, deben comer poco pero a menudo. Los alimentos para razas pequeñas están específicamente ideados con proporciones adecuadas de nutrientes clave y unos granos de pienso de menor tamaño que se adapten a bocas más pequeñas. Esto, además, estimulan la masticación y mejora la digestión

Aseo:

Los Cavaliers requieren un cepillado intenso una vez por semana. Una vez al mes necesitan que se les corten las uñas y el pelo entre las almohadillas de las patas. A este perro se le cae mucho el pelo, pero un buen cepillado debería evitar que se encuentren muchos restos por el sofá. Hay que prestar especial atención a las orejas, ya que caen, lo cual interfiere en la circulación de aire y acaba produciendo infección si no se cuida este tema.