Cocker Spaniel Inglés

Los cocker spaniel ingleses son perros equilibrados de tamaño mediano. Sus pelajes son lisos y sedosos con gran cantidad de flecos en las patas delanteras. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Los cocker se presentan en muchos colores y combinaciones diferentes: negro, rojo, naranja y marrón lisos; combinaciones de negro con blanco, hígado con blanco, rojo y blanco, azul ruano, naranja ruano y negro ruan particolores; y tricolores. Los machos adultos miden 39 - 41 cm y las hembras, 38 - 39 cm. Pesan alrededor de 13 - 14,5 kg.

Origen:

El cocker inglés es uno de los tipos más antiguos de spaniel de tierra. Sus orígenes se remontan al siglo XIV en España. Antes del s. XVII todos los tipos de spaniel se incluían en la misma categoría: los más grandes se usaban para levantar la caza y los más pequeños para hacer salir a la becada, especialmente perdices. De ahí derivaron los nombres de springer (del inglés "spring game", levantar la caza) y cocker (del inglés "woodcock", becada). En 1892, el Kennel Club de Gran Bretaña los reconoció como razas independientes. Al otro lado del Atlántico, los estadounidenses utilizaban la misma base de cría para desarrollar un cocker algo diferente, que conocemos actualmente como cocker spaniel americano.

Personalidad:

Estos perros activos y amistosos necesitan la compañía humana para sentirse bien y desean complacer a sus amos más que ninguna otra cosa. Son perros ideales para hogares con niños y se llevan bien con los demás animales domésticos. Los cocker son una raza muy feliz, que agita la cola y se muestra atento con todos constantemente. Es fácil de adiestrar, ya que está deseoso de aprender y de complacer.

Salud:

Uno de los problemas más comunes que presenta el cocker spaniel son las infecciones de oído recurrentes, debidas a sus grandes orejas caídas. Como muchas otras razas, pueden sufrir varios trastornos oculares hereditarios y displasia de cadera (un trastorno que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza.

Ejercicio:

Estos perros se adaptan sin esfuerzo a la situación familiar, pero recuerda que son perros de caza y, como tales, deben realizar ejercicio (como mínimo, una hora al día, preferiblemente más). Les encanta nadar, por lo que debes estar pendiente de su seguridad cuando estén cerca del agua. Déjales jugar sin correa durante un rato para que quemen energía.

Nutrición:

La dieta de su perro debe contener la proporción adecuada de todos los principales grupos de nutrientes, incluyendo un continuo suministro de agua fresca.

Aseo:

Será necesario cepillarles el pelo varias veces a la semana y revisarle las orejas con regularidad para garantizar que estén limpias y sanas. Deben acudir a un peluquero canino 3 o 4 veces al año para despojarse del pelo sobrante. Si es posible, aprende a hacerlo tú mismo.