Mastín Tibetano

El Mastín Tibetano es un perro gigante, ligeramente más largo que alto. Los perros de esta raza son ejemplares potentes y musculosos, ágiles y atléticos, con una compostura solemne. Los machos adultos miden como mínimo 66 cm y, las hembras, 61 cm como mínimo. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Su peso oscila entre los 36 y los 72 kilos o más, dependiendo del sexo del perro, de su altura y de su complexión. Su denso pelaje es bastante largo y con una gorguera en el cuello y los hombros, característica que resulta más notable en los machos. Su pelaje se presenta en diversos colores y manchas: para más información, consulte el estándar de raza.

Mastín Tibetano

Origen:

El Mastín Tibetano o Dogo del Tíbet es una raza antiquísima (se cree que tiene más de 3000 años de historia) que se empleaba en su país natal como perro guardián, para la protección de propiedades (incluso de monasterios) y también del ganado. El propio Marco Polo describía al Mastín Tibetano como un perro "tan alto como un mono pero con una voz tan potente como la de un león". Esta raza es relativamente nueva para el resto de los amantes de los perros, ya hace tan solo un siglo fue cuando empezó a llamar la atención de los criadores occidentales.

Personalidad:

El Mastín Tibetano es un perro guardián de cabo a rabo, por lo que su cría no deberá tomarse a la ligera. Es cauteloso con los extraños y se muestra protector con su familia y sus propiedades. Es necesario contar con la experiencia necesaria para tratarlo, sociabilizarlo y adiestrarlo, como ocurre con todas las razas de perros guardianes. En el hogar adecuado es un compañero tranquilo, cariñoso y leal.

Salud:

El Mastín Tibetano suele ser una raza bastante resistente. Como ocurre con muchas otras razas, pueden observarse trastornos oculares y displasias de cadera (una afección que puede provocar problemas de movilidad). En consecuencia, recomendamos que le realice unas pruebas oftalmológicas y de evaluación de la cadera antes de su cría.

Ejercicio:

Los perros de esta raza necesitarán aproximadamente una hora de ejercicio diario, si bien aceptarán encantados más ejercicio si puede ofrecérselo. Los cachorros no deberán realizar demasiado ejercicio, ya que es importante evitar que se sobrecarguen los músculos y articulaciones de una raza de tamaño tan grande.

Nutrición:

Los perros de raza gigante, además de un apetito enorme, requieren una proporción de minerales y vitaminas diferente que necesita para el buen mantenimiento de las diferentes articulaciones y cartílagos. El Mastín Tibetano tiende a hincharse y a padecer problemas estomacales, por lo que recomendamos que se les ofrezcan comidas menos copiosas y más frecuentes para minimizar este riesgo.

Aseo:

Su doble manto está formado por un manto inferior denso y lanudo, que muda cuando llega el buen tiempo, y un manto exterior liso y de textura dura. El rabo y la parte posterior de las patas presentan un pelaje más largo. Se recomienda cepillarlo bien un par de veces por semana, y aumentar su frecuencia a todos los días en los periodos de muda de pelo.