Perro Pastor Alemán

Los pastores alemanes son una de las razas más fáciles de reconocer del mundo. Su aspecto debe ser el de un perro musculoso y atento, de actitud noble y distante. Son perros ágiles y bien equilibrados que se mueven con orgullo. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros. Sus pelajes pueden presentar varios colores (consulta el estándar de la raza) y están formados por un manto superior duro, áspero y lacio, y un manto inferior grueso. La altura ideal para los machos adultos es de 63 cm y para las hembras, 58 cm. El peso varía de 30 a 36 kg.

Perro pastor alemán

Origen:

Formado a partir de diferentes perros pastores, el pastor alemán se creó originalmente para el pastoreo y su origen puede rastrearse hasta el siglo VII. El pastor alemán se exhibió por primera vez en 1882 y en 1899 se formó el Verein fur Deutsche Schaferhunde, club alemán especializado en esta raza de perros. Fue este club quien se encargó de entrenar al pastor alemán para trabajar con la policía y las fuerzas armadas, lo que salvó a la raza de la extinción durante los tiempos difíciles de principios del siglo XX. Durante la I Guerra Mundial, los alemanes usaron a este perro como mensajero y también para localizar a los heridos. Los soldados aliados admiraban la inteligencia y el valor de estos perros y se los llevaron a casa al terminar la guerra, estableciéndose así la raza en otros países.

Personalidad:

El pastor alemán desarrollará un vínculo muy estrecho con su amo y querrá pasar con él el mayor tiempo posible. Aunque esta raza necesita mucha atención, lo compensará sobradamente con su actitud de guardián fiel e incorruptible. Por otra parte, si no se dedica tiempo a socializar y a entrenar al pastor alemán, tendrá problemas de seguridad en sí mismo y de indisciplina. Este perro está ansioso por aprender y presta mucha atención; de hecho, demostrará ser un alumno aventajado durante el entrenamiento.

Salud:

El pastor alemán es propenso a varios problemas, como las enfermedades gastrointestinales, un trastorno estomacal denominado dilatación y torsión gástrica, una enfermedad de la médula espinal y epilepsia. Como muchas otras razas, puede sufrir displasia de codo y cadera (un trastorno de las articulaciones que puede ser doloroso y provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera de los perros antes de dedicarlos a la crianza.

Ejercicio:

El perro joven debe hacer ejercicio con cuidado para evitar daños a largo plazo en las articulaciones, todavía blandas y en formación. Un pastor alemán adulto sano necesitará más de dos horas de ejercicio al día.

Nutrición:

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. El pastor alemán puede ser propenso a los problemas de hinchazón y estomacales, cuyo riesgo se reducirá con comidas más pequeñas y frecuentes.

Aseo:

Necesita un cepillado vigoroso varias veces a la semana para eliminar todo el pelo muerto o suelto. Si es un pastor alemán de pelo largo, también será necesario peinarlo. No necesita cortar el pelo y solo debe bañarse cuando sea necesario. Es un perro que muda pero cuanto más lo cuides, menos mudará.