Setter Irlandés Rojo Y Blanco

El rojo y blanco irlandés es un perro fuerte y atlético con un pelaje de mediana longitud y abundantes flecos, de color blanco perla con manchas rojas. Los machos adultos alcanzan una altura aproximada de 58,5 - 68,5 cm y pesan alrededor de 27 - 32 kg. Un perfecto compañero de vida al que puedes vestirlo con nuestros collares para perros, correas para perros y arneses para perros.

Setter irlandés rojo y blanco

Origen:

Estrechamente emparentado con el setter irlandés (rojo), el origen del setter irlandés rojo y blanco puede rastrearse hasta el s. XVIII aunque es posible que ya existiese antes, porque existen documentos del s. XVI que hablan de perros de caza rojos y blancos. Los setter, en su mayoría rojos y blancos, eran perros deportivos populares entre los terratenientes en los siglos XVII y XVIII, aunque hacia finales del s. XIX se dio prioridad al pelaje totalmente rojo, y el rojo y blanco estuvo a punto de desaparecer. Afortunadamente, sobrevivieron los suficientes para que criadores especializados recuperaran esta raza después de la I Guerra Mundial.

Personalidad:

Perro manso, obediente y de buen carácter, el irlandés rojo y blanco es un compañero alegre y cariñoso, además de un trabajador entusiasta. Tiene mucha energía, por lo que necesita un dueño activo que satisfaga su necesidad de ejercicio.

Salud:

Como muchas otras razas, el setter irlandés rojo y blanco puede sufrir varios trastornos oculares hereditarios y displasia de cadera (un trastorno que puede provocar problemas de movilidad). Por tanto, es importante un examen de la cadera y de los ojos antes de dedicar al perro a la crianza. También puede ser propenso a sufrir trastornos gastrointestinales.

Ejercicio:

Perro enérgico y activo, el setter irlandés rojo y blanco necesita dos horas o más de ejercicio al día en las que se le deberá dejar correr libremente.

Nutrición:

Los perros de razas grandes, además de tener un gran apetito, requieren un equilibrio de nutrientes diferente, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño.

Aseo:

Se recomienda cepillar y peinar el pelaje un par de veces a la semana, prestando especial atención a los flecos (pelo más largo localizado en la cola, parte posterior de las patas, pecho y abdomen), que se enredan si no se cuidan.